La arquitectura debe centrarse cada vez más en la creación de espacios significativos y emocionales y menos en los estándares tradicionales del diseño.

Las empresas se esfuerzan en tener espacios arquitectónicos que ofrezcan experiencias significativas a sus colaboradores, clientes y usuarios. En esos espacios, el diseño arquitectónico y la tecnología deben complementarse para, al mismo tiempo, facilitar las actividades laborales y ser fuente de emociones.

Métodos activos y pasivos: la tendencia

La tecnología se incorpora a los espacios para hacerlos intuitivos y útiles, y brindar confianza y seguridad a sus usuarios. En este sentido, la tecnología debe adaptarse al diseño arquitectónico y no lo contrario.

Hay dos tipos de métodos para incorporar la tecnología en el diseño arquitectónico: activo y pasivo. El objetivo común de ambos métodos es permitir la interacción en los espacios sin inconvenientes ni incomodidades.Método activo: este método es común en el diseño de espacios educativos y de servicios de salud. Consiste en la incorporación de tablets, tableros digitales interconectados, sensores, robots y otros dispositivos soportados por inteligencia artificial (IA) para ofrecer información y entretenimiento. Ahora el método activo se emplea también en el diseño de oficinas; en ellas se disponen cabinas telefónicas o dispositivos para agendar puestos o monitorear la ocupación de los espacios. Incluso se espera poder emplear nuevos dispositivos que recién empiezan a salir al mercado. Este año en la Consumer Electronic Show (CES), la feria más importante del mundo sobre anuncios tecnológicos se mostró el Virtual Touch Panel, se trata de tecnología IA integrada en cámaras 3D para convertir pantallas touch en dispositivos touchless.

Método activo: este método es común en el diseño de espacios educativos y de servicios de salud. Consiste en la incorporación de tablets, tableros digitales interconectados, sensores, robots y otros dispositivos soportados por inteligencia artificial (IA) para ofrecer información y entretenimiento. Ahora el método activo se emplea también en el diseño de oficinas; en ellas se disponen cabinas telefónicas o dispositivos para agendar puestos o monitorear la ocupación de los espacios. 

Incluso se espera poder emplear nuevos dispositivos que recién empiezan a salir al mercado. Este año en la Consumer Electronic Show (CES), la feria más importante del mundo sobre anuncios tecnológicos se mostró el Virtual Touch Panel, se trata de tecnología IA integrada en cámaras 3D para convertir pantallas touch en dispositivos touchless.

Método pasivo: el objetivo de este método es que las personas siempre estén conectadas, se trate de colaboradores en una oficina o de clientes en una tienda. Para ello los espacios tienen conexión a internet robusta gracias a potentes servidores; también se disponen puntos de conexión y tomas eléctricas en muchos lugares. Es muy importante garantizar la conectividad, al mismo tiempo de la ciberseguridad, protección de datos personales, etc. Por lo tanto, el trabajo multidisciplinario es clave en la consecución exitosa de los objetivos. 

El uso de la tecnología y los materiales para el mejor aprovechamiento y el máximo ahorro de los recursos naturales también forma parte del método pasivo. En este sentido, los sistemas de ventilación, iluminación y todo lo que facilite la eficiencia energética y la arquitectura sostenible debe ser considerado.

La tecnología en el modelo híbrido: oficinas y centros de experiencias

Ya es usual que los colaboradores alternen entre trabajar en la oficina y de manera remota. En esta modalidad de trabajo híbrido el reto es doble: fortalecer la camaradería entre colaboradores que no se ven a diario y, al mismo tiempo, mantener la distancia entre las personas para evitar el contagio de enfermedades.

Cuando la interacción social se realiza por medios tecnológicos, es clave un buen diseño de los espacios. En este sentido, en las oficinas son indispensables las salas para conectarse a llamadas individuales o grupales, con buena calidad de audio, perifoneo y micrófonos integrados; y en las que, al mismo tiempo, las personas mantengan la distancia entre sí para evitar los contagios.

Por otra parte, en sectores de servicios como salud, finanzas y educación es indispensable crear centros de experiencias para los usuarios. Es decir, espacios interactivos en los que sucede algo más que la adquisición de un producto o servicio, y en donde el cliente es el protagonista. Algunos espacios cuentan con códigos QR en la entrada para ofrecer instrucciones a los clientes. Así, se evitan las confusiones y los usuarios disfrutan un espacio diseñado para su comodidad.

Oficinas y espacios del futuro: tendencias y panorama en Colombia

Tanto la conectividad continua como el uso de realidad aumentada son un must en el diseño de oficinas. Es una ventaja cuando las empresas pueden seguir minuto a minuto la ocupación y el funcionamiento de sus espacios de trabajo y de atención al público, así como la calidad del aire, la humedad y la ventilación.

El uso de realidad aumentada se ha hecho popular para interactuar con los usuarios y fidelizarlos. Si bien en Colombia apenas empiezan a verse algunos pequeños proyectos con realidad virtual y aumentada, en otros países estas tecnologías ya han tomado mucha fuerza. El Museo Metropolitano de Arte de Nueva York, por ejemplo, ofrece recorrer sus espacios con realidad aumentada mediante dispositivos móviles inteligentes 4G y 5G.

Se espera más innovación centrada en los usuarios y en sus situaciones y emociones particulares. Cada espacio es único y debe tener en cuenta necesidades emocionales específicas. No es lo mismo diseñar una sala de espera de urgencias en una clínica, por ejemplo, que una sala de espera en una oficina. Por ello es importante el trabajo conjunto de arquitectos, diseñadores, antropólogos y psicólogos en la renovación de los espacios.

Los espacios de trabajo evolucionan con la tecnología y con las necesidades de las personas. En este sentido, el reto para los arquitectos es diseñar espacios que ofrezcan experiencias sensoriales y emocionales centradas en sus usuarios, y que al mismo tiempo aprovechen las ventajas de la tecnología.

Fuente:

Entrevista a Nicolás Zapata, Director de Innovación AEI Spaces.