Los beneficios de la biofilia en los espacios educativos

El objetivo del diseño biofílico es conectar a las personas con la naturaleza. En los espacios educativos la incorporación de elementos naturales puede ayudar a reducir el estrés y a aumentar la concentración y el rendimiento académico. 

Las personas pasan entre el 80% y el 90% del tiempo en espacios cerrados. Esto no siempre fue así: en el pasado la relación del hombre con la naturaleza era continua. Hoy la vida urbana ha roto esos lazos.  El diseño biofílico busca recuperarlos.

En las instituciones educativas el diseño biofílico incorpora elementos naturales para reconectar a estudiantes y docentes con la naturaleza y promover un mejor aprendizaje y desempeño. 

Pero el diseño biofílico es más que incluir plantas en espacios arquitectónicos. Es también luz natural, materiales y texturas naturales o inspirados en la naturaleza, agua, corrientes de aire, peceras y sonidos de la naturaleza, entre otros elementos. La atracción de las personas por la naturaleza es la clave para crear ambientes confortables.

Beneficios de incorporar el diseño biofílico en los espacios educativos
  • Promueve bienestar y reduce el estrés

El estrés suele ser un problema para muchos estudiantes. Sus causas principales son las evaluaciones, la carga horaria y de trabajo, el estilo de vida, la competencia y la exigencia de los cursos.

Si a un espacio cerrado se le incorporan ventanas con vistas a un jardín o a techos verdes se crea un entorno en el que los estudiantes pueden fijar su atención en árboles o vegetación, por ejemplo. Esta acción relaja los músculos de los ojos y modera la fatiga cognitiva. 

Ver escenas naturales estimula una porción más grande de la corteza visual y dispara más receptores de placer en el cerebro que ver escenas artificiales. Esto potencia conduce a una recuperación más rápida del estrés, de acuerdo con el estudio 14 Patterns of Biophilic Design, de Terrapin Bright Green, empresa de consultoría ambiental y planificación estratégica comprometida con la mejora del medioambiente.

Asimismo, el estrés es menor entre niños que viven rodeados de vegetación, según la investigación Nearby Nature: A Buffer of Life Stress Among Rural Children, de los psicólogos ambientales Wells y Evans.

  • Aumenta la concentración

La biofilia en los entornos educativos puede también aumentar la concentración de los estudiantes y de los docentes. Hace ya tres décadas, los psicólogos ambientales Rachel y Stephen Kaplan confirmaron que el contacto directo e indirecto con la naturaleza reducía la fatiga mental y recuperaba la atención.

Su hallazgo fue reafirmado en 2002 por los investigadores Taylor, Kuo y Sullivan en Views of nature and self discipline: Evidence from inner city children. En este estudio examinaron cómo los niños expuestos a vistas de la naturaleza eran más autodisciplinados, puesto que eran capaces de concentrarse mejor y de retrasar la gratificación. Además, Taylor y Kuo, en una investigación posterior, también determinaron que los síntomas de déficit de atención pueden reducirse en actividades que se llevan a cabo en espacios verdes.

  • Mejora el rendimiento estudiantil

La ubicación de las aulas, el ruido, la luz, la temperatura o la calidad del aire en los espacios influyen en el 25% del rendimiento académico, de acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Salford (Inglaterra) en 2015. La velocidad de aprendizaje, en particular, puede aumentar entre 20% y 26% con la exposición a la luz natural, según el estudio de Wells y Evans.

La biofilia también puede aumentar la productividad de los estudiantes por otras razones. Wells y Evans señalan que incorporar elementos naturales a los espacios puede aumentar la asistencia en 3,5 días al año, y entre 5% y 14% los puntajes de las pruebas. En particular, incorporar plantas puede optimizar el rendimiento en ortografía, matemáticas y ciencias entre un 10% y 14%, según la investigación Plants in the classroom can improve student performance, publicada en 2010.

Cómo incorporar el diseño biofílico en las instituciones educativas

El diseño biofílico se puede incorporar en las instituciones educativas de muchas formas. Sin embargo, es fundamental elegir los elementos adecuados para cada espacio; de no ser así, en lugar de fomentar la concentración, podrían convertirse en elementos distractores.

Para entender mejor cómo incorporar de forma correcta el diseño biofílico en las instituciones educativas, conversamos con Alejandra Arce, directora de Diseño de AEI Spaces. 

Arce asegura que la incorporación de la biofilia depende de quién sea el protagonista en cada espacio. Así se puede determinar qué elementos naturales y en qué cantidad se incorporan. En un salón de clases, por ejemplo, la atención de los estudiantes debe estar concentrada en las dinámicas de la clase, en los estudiantes o en la persona que dirige las sesiones. En este caso, los elementos naturales no deben ser los protagonistas, sino propiciar la atención.

Los arquitectos pueden comprender qué se necesita en cada espacio y elegir el diseño con elementos biofílicos más adecuados. Gracias a su formación y experiencia pueden saber qué materiales y acabados son los más apropiados, en qué lugar serán más beneficiosos y cuáles elementos naturales vivos incorporar, entre otros. 

La directora de Diseño de AEI Spaces sostiene que la biofilia no solo implica incorporar elementos reales y naturales a los espacios. La relación con la naturaleza también se puede establecer con materiales como alfombras, recubrimientos de muros y mobiliario que ofrezca a los usuarios texturas y acabados que recuerdan lo natural.

Arce recomienda perder el miedo a incorporar lo natural en los espacios interiores. Si bien algunos elementos biofílicos requieren mantenimiento, es menos complicado de lo que se piensa. 

“Hay una evolución enorme en materiales. Por ejemplo, existen musgos inmortalizados que requieren bajo mantenimiento; también hay vegetación de poco consumo de agua… Así que hay opciones que no requieren mantenimiento y otras en las que el cuidado es mínimo. A veces se pierde la oportunidad de explorar y de incorporar esos materiales por desconocimiento. Por ello lo mejor es asesorarse con los expertos”.

Para 2050 el 68% de la población mundial vivirá en ciudades, según la Organización de las Naciones Unidas. Por ende es más probable que las personas estén cada vez más distanciadas de la naturaleza. Con el diseño biofílico en los centros educativos y en otros espacios se puede conseguir un equilibrio entre la vida moderna y lo natural para favorecer la productividad, el aprendizaje, la creatividad y el bienestar.


















Arquitectura y diseño de centros de salud: cómo aumentar la satisfacción de los pacientes

El diseño arquitectónico de un centro de salud centrado en las personas es empático con sus usuarios y sus necesidades. 

Entrar a un centro de salud puede causar ansiedad, temor o estrés, según el motivo de la visita. Las instalaciones de estos centros pueden ser distantes, rígidas, impersonales y difíciles de recorrer, con barreras físicas entre el paciente, el acompañante y los profesionales de la salud. Hoy, al contrario, las nuevas tendencias arquitectónicas han hecho que estos centros ofrezcan bienestar y cercanía.

“Las instituciones de salud han comenzado a acercarse al paciente”, explica Víctor Caicedo, director comercial de AEI Spaces. “Ha cambiado la forma de trabajar de los profesionales de la salud y del personal administrativo, para prestar un servicio médico enfocado en el paciente y sus acompañantes”.

Estrategias para el diseño de espacios más humanos 

Los centros de salud han optado por tener espacios y zonas comunes útiles. “Los patios, las salas de espera, las cafeterías y las terrazas empiezan a convertirse en puntos de encuentro con el paciente”, dice Caicedo. 

También se redistribuyen los espacios y se emplea un nuevo tipo de mobiliario para que el médico tenga más contacto con el paciente y sus familiares. “La redistribución de los espacios de los consultorios permite que el escritorio no sea una barrera entre el médico y el paciente, sino que se pone a un lado para crear espacios amplios, como una sala”, cuenta Caicedo. 

El diseño sin barreras permite que todas las personas estén al mismo nivel, lo que facilita una conversación natural y más cómoda. Esa cercanía, a su vez, ayuda a reducir la ansiedad. También se incluyen acabados y colores que crean entornos relajantes, áreas en las que entra luz natural o sistemas de iluminación circadiana. 

En definitiva, son varios los nuevos principios del diseño de centros de salud. Estos son algunos de ellos:

1.Entender la institución. Los espacios de los centros de salud se deben diseñar de acuerdo con el tipo y la cantidad de pacientes, y según las características distintivas de la institución. Así, el diseño de un centro de salud en el que convergen varias especializaciones médicas, por ejemplo, no debe ser igual al de un centro que ofrece solo una especialización. 

“Lo más importante es ser disruptivos en el diseño. No todas las instituciones son iguales, ni todos los pacientes que van a las instituciones son los mismos. Hay diferentes tipos de pacientes y los servicios médicos que se prestan son diferentes”, agrega Caicedo.

2.Acceso a la naturaleza. Tener acceso a la naturaleza ayuda a reducir el estrés, a aumentar la tolerancia al dolor y a mejorar la calidad de vida de los pacientes. En este sentido, los centros de salud pueden incluir plantas y jardines exteriores e interiores, que además mejoran la calidad del aire.

De igual forma, en las habitaciones los pacientes disfrutan con la cercanía de plantas. 

3.Mejorar las salas de espera. Es importante ampliar el tamaño de las salas de espera para ofrecer privacidad y relajación, y para que los acompañantes de los pacientes puedan conversar. 

Las salas deben tener estaciones de carga para teléfonos y computadoras, mobiliario ergonómico para evitar las molestias producidas por pasar mucho tiempo sentados y pequeños espacios privados en donde se pueda leer un libro, por ejemplo, sin olvidar las estaciones de hidratación. 

Con estos cambios, tanto los pacientes como sus acompañantes se sentirán satisfechos y dejarán de percibir al centro de salud como un lugar incómodo durante los largos tiempos de espera. 

4.Jugar con la música y el arte. Es de vanguardia tener entornos acústicos agradables, con techos, paredes y suelos que absorben el sonido de los equipos médicos, y en donde se escucha música agradable.

La vista a obras de arte también ayuda a crear entornos gratos y cercanos. 

5.Señalizaciones claras. Los centros de salud deben tener señalizaciones, planos de planta y módulos de información que permitan a las personas saber en qué parte de la edificación están y encontrar fácilmente los servicios que buscan. 

Otros parámetros los ofrece la certificación Planetree, líder global en la promoción de centros de salud centrados en el paciente y sus acompañantes. En este sentido, Planetree otorga a los centros de salud tres certificaciones (bronce, plata y oro) con vigencia de tres años. Para otorgar la certificación, un comité disciplinario evalúa la adopción de prácticas como:

  • Minimización de barreras físicas en los consultorios
  • Espacios cómodos para familiares y acompañantes
  • Señalizaciones claras
  • Acceso a luz natural

Un centro de salud con diseño arquitectónico de vanguardia ofrece servicios de calidad y estancias más cortas a los pacientes, porque el espacio les ayuda a sanar más rápido; como resultado, se correrá la voz de la buena atención recibida y a largo plazo aumentará el número de pacientes.

Otro beneficio es la retención del personal médico. “Con el diseño y las condiciones de trabajo adecuadas se consigue que el médico no tenga ganas de irse”, dice el director comercial de AEI Spaces. El resultado final serán unos mejores indicadores financieros para la institución. 

Un centro de salud centrado en las personas: la Fundación Santa Fe

La Fundación Santa Fe tiene un edificio antiguo, de más de cincuenta años, y a su lado se construyó uno nuevo. Al contrastar el edificio antiguo con el moderno, se modificaron las salas de espera del antiguo para que tuviesen el mismo “lenguaje” del nuevo edificio.

“La Fundación Santa Fe ofrece muchos servicios médicos. Los espacios se veían pequeños y por eso hacen la ampliación”, explica Caicedo. “Esta ampliación mejora el servicio, la capacidad y la forma de atención. Las salas de espera del edificio antiguo son lo último que se ha tocado en cincuenta años”. 

Para la mejora de las salas de espera se hizo un esfuerzo por comprender la dinámica de la institución. Para ello se efectuaron reuniones con los directores de departamentos de imágenes diagnósticas, admisiones y cirugía. “El objetivo era entender cómo funcionaba cada uno de esos espacios y cuáles eran los momentos del paciente y de los acompañantes”, dice el director comercial de AEI Spaces.

Cada espacio era distinto, precisamente porque se trataban de diferentes especialidades médicas. “Nos tocó entender cómo se movía cada paciente en esos espacios. Qué hacía cuando llegaba a admisiones, qué angustia tenía, a qué proceso se iba a someter. De esa forma podíamos saber qué tipo de productos, colores y acabados teníamos que usar para reducir el estrés, la ansiedad y la angustia”, afirma Caicedo. 

Con esta información, el equipo de diseño arquitectónico aumentó el tamaño de la sala de espera, del departamento de imágenes diagnósticas y del área de admisión. Con más espacios para más empleados, aumentó la cantidad de pacientes atendidos y, con ello, los ingresos financieros de la institución.

En conclusión, el diseño de centros de salud pensados en las personas se ha convertido en una novedad crecientemente adoptada, a medida que las instituciones se percatan de la relación entre un mejor diseño y unos pacientes satisfechos. 
















El poder del interiorismo tecnológico

La arquitectura debe centrarse cada vez más en la creación de espacios significativos y emocionales y menos en los estándares tradicionales del diseño.

Las empresas se esfuerzan en tener espacios arquitectónicos que ofrezcan experiencias significativas a sus colaboradores, clientes y usuarios. En esos espacios, el diseño arquitectónico y la tecnología deben complementarse para, al mismo tiempo, facilitar las actividades laborales y ser fuente de emociones.

Métodos activos y pasivos: la tendencia

La tecnología se incorpora a los espacios para hacerlos intuitivos y útiles, y brindar confianza y seguridad a sus usuarios. En este sentido, la tecnología debe adaptarse al diseño arquitectónico y no lo contrario.

Hay dos tipos de métodos para incorporar la tecnología en el diseño arquitectónico: activo y pasivo. El objetivo común de ambos métodos es permitir la interacción en los espacios sin inconvenientes ni incomodidades.Método activo: este método es común en el diseño de espacios educativos y de servicios de salud. Consiste en la incorporación de tablets, tableros digitales interconectados, sensores, robots y otros dispositivos soportados por inteligencia artificial (IA) para ofrecer información y entretenimiento. Ahora el método activo se emplea también en el diseño de oficinas; en ellas se disponen cabinas telefónicas o dispositivos para agendar puestos o monitorear la ocupación de los espacios. Incluso se espera poder emplear nuevos dispositivos que recién empiezan a salir al mercado. Este año en la Consumer Electronic Show (CES), la feria más importante del mundo sobre anuncios tecnológicos se mostró el Virtual Touch Panel, se trata de tecnología IA integrada en cámaras 3D para convertir pantallas touch en dispositivos touchless.

Método activo: este método es común en el diseño de espacios educativos y de servicios de salud. Consiste en la incorporación de tablets, tableros digitales interconectados, sensores, robots y otros dispositivos soportados por inteligencia artificial (IA) para ofrecer información y entretenimiento. Ahora el método activo se emplea también en el diseño de oficinas; en ellas se disponen cabinas telefónicas o dispositivos para agendar puestos o monitorear la ocupación de los espacios. 

Incluso se espera poder emplear nuevos dispositivos que recién empiezan a salir al mercado. Este año en la Consumer Electronic Show (CES), la feria más importante del mundo sobre anuncios tecnológicos se mostró el Virtual Touch Panel, se trata de tecnología IA integrada en cámaras 3D para convertir pantallas touch en dispositivos touchless.

Método pasivo: el objetivo de este método es que las personas siempre estén conectadas, se trate de colaboradores en una oficina o de clientes en una tienda. Para ello los espacios tienen conexión a internet robusta gracias a potentes servidores; también se disponen puntos de conexión y tomas eléctricas en muchos lugares. Es muy importante garantizar la conectividad, al mismo tiempo de la ciberseguridad, protección de datos personales, etc. Por lo tanto, el trabajo multidisciplinario es clave en la consecución exitosa de los objetivos. 

El uso de la tecnología y los materiales para el mejor aprovechamiento y el máximo ahorro de los recursos naturales también forma parte del método pasivo. En este sentido, los sistemas de ventilación, iluminación y todo lo que facilite la eficiencia energética y la arquitectura sostenible debe ser considerado.

La tecnología en el modelo híbrido: oficinas y centros de experiencias

Ya es usual que los colaboradores alternen entre trabajar en la oficina y de manera remota. En esta modalidad de trabajo híbrido el reto es doble: fortalecer la camaradería entre colaboradores que no se ven a diario y, al mismo tiempo, mantener la distancia entre las personas para evitar el contagio de enfermedades.

Cuando la interacción social se realiza por medios tecnológicos, es clave un buen diseño de los espacios. En este sentido, en las oficinas son indispensables las salas para conectarse a llamadas individuales o grupales, con buena calidad de audio, perifoneo y micrófonos integrados; y en las que, al mismo tiempo, las personas mantengan la distancia entre sí para evitar los contagios.

Por otra parte, en sectores de servicios como salud, finanzas y educación es indispensable crear centros de experiencias para los usuarios. Es decir, espacios interactivos en los que sucede algo más que la adquisición de un producto o servicio, y en donde el cliente es el protagonista. Algunos espacios cuentan con códigos QR en la entrada para ofrecer instrucciones a los clientes. Así, se evitan las confusiones y los usuarios disfrutan un espacio diseñado para su comodidad.

Oficinas y espacios del futuro: tendencias y panorama en Colombia

Tanto la conectividad continua como el uso de realidad aumentada son un must en el diseño de oficinas. Es una ventaja cuando las empresas pueden seguir minuto a minuto la ocupación y el funcionamiento de sus espacios de trabajo y de atención al público, así como la calidad del aire, la humedad y la ventilación.

El uso de realidad aumentada se ha hecho popular para interactuar con los usuarios y fidelizarlos. Si bien en Colombia apenas empiezan a verse algunos pequeños proyectos con realidad virtual y aumentada, en otros países estas tecnologías ya han tomado mucha fuerza. El Museo Metropolitano de Arte de Nueva York, por ejemplo, ofrece recorrer sus espacios con realidad aumentada mediante dispositivos móviles inteligentes 4G y 5G.

Se espera más innovación centrada en los usuarios y en sus situaciones y emociones particulares. Cada espacio es único y debe tener en cuenta necesidades emocionales específicas. No es lo mismo diseñar una sala de espera de urgencias en una clínica, por ejemplo, que una sala de espera en una oficina. Por ello es importante el trabajo conjunto de arquitectos, diseñadores, antropólogos y psicólogos en la renovación de los espacios.

Los espacios de trabajo evolucionan con la tecnología y con las necesidades de las personas. En este sentido, el reto para los arquitectos es diseñar espacios que ofrezcan experiencias sensoriales y emocionales centradas en sus usuarios, y que al mismo tiempo aprovechen las ventajas de la tecnología.

Fuente:

Entrevista a Nicolás Zapata, Director de Innovación AEI Spaces.













De naranja a verde 

Era marzo y nos despedíamos con un “nos vemos en dos semanas”. Dos semanas que se han convertido en setenta y tres (y contando). Mismas semanas que fluctuaron entre tres colores del semáforo epidemiológico (o cuatro, en algunos estados muy afortunados) y así el país tuvo que ir improvisando diferentes medidas semana con semana.

Ahora, año y medio después, nuestro vocabulario incluye palabras como burnout, teletrabajo y el tan famoso “estas en mute”. Nos enfrentamos a una nueva manera de trabajar tratando de hacer coexistir a los hijos y sus clases, la mascota y sus ladridos, la cocina y su ruido, y en casi todos los casos una conexión pobre de internet que no podía con más de una videollamada a la vez con la cámara prendida. En resumen: malabarear la vida personal y el trabajo.

A todo esto, lo llamamos “teletrabajo” el cual vino con sus condiciones e implicaciones: que si no es legal la obligación de prender la cámara, que si la empresa necesita cubrir los gastos de luz e internet de cada trabajador, que si el horario tenía que ser más estricto, que si había que cambiar los contratos de los trabajadores.

Balancear tantas condiciones intentando mantener el mismo ritmo de productividad pre-marzo 2020 fue un reto que generó dos fenómenos: el querer ir a la oficina, ya sea por tener una mejor conexión, no tener distractores o simplemente para cambiar de espacio y el burnout. Dos extremos del mismo espectro: o estoy de regreso en la oficina o me deterioro en casa.

El burnout definido por la OMS como: una enfermedad laboral que provoca detrimento en la salud física y mental de los individuos, empezó a atacar a los colaboradores. Una segunda pandemia cuyo único remedio era bloqueado por la primera. El no poder salir ni ver a otras personas mezclado con la juntitis aguda de la cuál muchas empresas padecieron al principio de la cuarentena generaron unas condiciones de trabajo desgastantes para todos los colaboradores.

Ahora con el 32 % de la población vacunada en México con mínimo una dosis nos enfrentamos a la pregunta: ¿y ahora qué? ¿regresamos o no? ¿las organizaciones están listas para un modelo híbrido de trabajo? Más allá de estar listas, ¿están dispuestas?

Y creo que la respuesta es “deberían estarlo”. Es muy ingenuo pensar que podemos regresar a un modelo de trabajo tradicional sin siquiera cuestionarnos que funcionaba y que no por motivos que van desde gastos operativos hasta el componente humano. ¿Es necesario mantener la misma área que actualmente se está alquilando? ¿Tantas salas de juntas son necesarias? ¿Las estaciones de trabajo todavía son útiles?

¿Y si evolucionamos? ¿Y si nos adaptamos?

Las oficinas del futuro son espacios necesarios para la supervivencia de las organizaciones que nos permitan adoptar un nuevo balance entre la vida en la oficina y el trabajo en casa.

Escrito por:

Mónica Arguedas.

Socia Directora de AEI Spaces México.

aei@aeispaces.com

   







La atiborrada agenda del líder 

Hoy día nos preocupa la cantidad de temas en la agenda que debe manejar un líder de manera simultánea a lo que ya de por sí era complejo en el pasado.

En efecto, a los temas de negocio se incorporan preguntas de cómo hacer una efectiva digitalización, la adaptación al cambio de los consumidores, la omnicanalidad, los diseños de nuevas cadenas logísticas, el regreso total o hibrido a las oficinas, el nuevo liderazgo necesario para orientar a los más jóvenes, la innovación, el reentrenamiento de competencias de los equipos y cómo prepararse para aprovechar las oportunidades de las nuevas tecnologías, entre otras.

Todas estas inquietudes son válidas y en ocasiones rápidamente recurrimos a una u otra sin considerar la integridad del desafío, las implicaciones sobre el negocio, nuestros grupos de interés e incluso, nos sorprendemos al encontrar que a veces se subestima las verdaderas necesidades del cliente y pensamos solo como empresa.

Para dar un ejemplo de lo anterior, tomemos el caso de la innovación: hace poco nos presentaron una empresa de alimentos que había iniciado el proceso hace ya un tiempo con la conformación de los equipos, los procesos, las métricas y la promoción de la cultura de innovación. Hablando con la persona responsable de la compañía, me comentaba que al final el tema no era un componente real de la estrategia ni de los accionistas dados los retos de recuperar volumen y rentabilidad de corto plazo.

En otro caso, las compañías están analizando las nuevas formas de trabajo en función muchas veces de las necesidades de las empresas, pero minimizan los impactos que la presencialidad o los ambientes virtuales juegan sobre los colaboradores u omiten el análisis de los cambios de cultura y de hábitos de trabajo que se requerirán en un nuevo entorno que ya todos sabemos que no será el mismo que teníamos hasta comienzos del año anterior.

Al final, la reflexión y volviendo a los básicos que nos enseñaron nuestros profesores y mentores, es la obligatoriedad de seguirnos habituando a la resiliencia, las fortalezas de planificación, la empatía y quizás sin los largos ejercicios de planeación estratégica del pasado, hacernos un espacio para reflexionar sobre la coherencia frente a nuestra modelo de negocio y su suficiencia para honrar la promesa de valor y el propósito de la organización. 

Escrito por:

Fernando Silva

Country Manager AEI Spaces Colombia​

aei@aeispaces.com

   







Las salas de espera deben evolucionar

Hay una incoherencia entre la filosofía de las instituciones y el ambiente físico que proponen. Por un lado buscan en bienestar de sus pacientes, pero por el otro ofrecen lugares incómodos, distantes, de aspecto frío y corporativo.  

Un lugar importante donde generar un primer cambio son las salas de espera. Estos cambios brindarán a los pacientes y acompañantes bienestar, calma, confort, tecnología y la posibilidad al acompañante de seguir su actividad diaria.  

En Colombia las instituciones se han enfocado en la calidad de atención al usuario. Pero muy pocas en el diseño que acompañe a esta “filosofía del trato”. 

El diseño interior debe entender el funcionamiento de la institución y los diferentes aspectos que se consideran como parte de un servicio con calidad.  

Estos espacios son lugares donde las personas vivencian muchas emociones y estados de ánimo, por eso el diseño debe considerar todo esto.   

¿Qué se debe tener en cuenta? ¿Qué se debe diseñar? ¿Cómo se debe diseñar? Son preguntas que no se pueden responder de forma genérica, cada espacio tiene una identidad propia.  

Cada institución debe buscar que su diseño esté basado en dos aspectos :  

1) Diseño holístico enfocado en el paciente, su familiar o acompañante y en el staff médico. 

2) Diseño basado en la evidencia, donde se podrá entender los aspectos que realmente generan una experiencia diferente para el paciente. 

Colores, texturas, luminosidad, aspectos morfológicos del mobiliario, accesibilidad a internet, espacios de circulación, realzar sectores y enfocar la atención en puntos específicos, son algunos de los factores materiales que brindan tranquilidad y ayudan a la tan necesaria reducción del stress en pacientes y acompañantes. 

En AEI Spaces diseñamos con esta perspectiva, donde los elementos materiales responden al más importante elemento orgánico: las personas.

Escrito por:

Victor Caicedo

Socio Director de AEI Spaces

vcaicedo@aeispaces.com

Cel: 316 874 7730

Tel: 602 99 60 Ext: 244

   







¿Cómo promover la equidad de género con el diseño de oficinas?

Alcanzar la equidad de género en el trabajo es posible en la medida en que se comprendan las diferencias entre los géneros, se satisfagan los más diversos gustos y se valore, sin hacer distinciones, el talento.

A pesar de que las mujeres son la mitad de la población mundial, solo ocupan el 25% de las posiciones de liderazgo en organizaciones de todo tipo, según la Organización de las Naciones Unidas. Si bien Colombia está por encima de la media en Latinoamérica, las cifras siguen siendo bajas: 33,5% de los gerentes y 27% de los CEO son mujeres, según la firma Kantar IBOPE Media. ¿Qué hace falta?

En la historia de Colombia, gente como Betsabé Espinal (con su liderazgo de la huelga de obreras de 1920) o la artista Débora Arango muestran que las mujeres pueden destacarse, ser líderes y servir de inspiración. Hoy, empresas como Diageo, SAP, Juan Valdez y AEI Spaces, entre otras, materializan la lucha por la equidad, pues están lideradas por mujeres, en Colombia o el resto de Latinoamérica.

Para potenciar el ascenso laboral de las mujeres, es imperativo que las organizaciones ofrezcan espacios de trabajo adecuados y apliquen políticas de gestión humana y culturas inclusivas. ¿Por qué? El objetivo es garantizar que las mujeres cubran sus necesidades más allá de lo establecido en las leyes, como la obligación de disponer de salas de lactancia materna. No en vano han surgido movimientos feministas como #MeToo para salvaguardar la integridad de las mujeres y se han llevado a cabo proyectos de oficinas exclusivas para ellas, como The Wing o Modern Well.

En efecto, The Wing es un club social creado por y para mujeres. Se trata de un espacio de coworking y de networking en el que las mujeres pueden compartir espacios de trabajo, de cultura y de entretenimiento para nutrir su vida personal y profesional, protegidas del acoso o la discriminación por género.

Por su parte, Modern Well es un espacio de trabajo colaborativo centrado en la mujer, ideado para su empoderamiento y su desarrollo personal y profesional, y pensado para las mujeres que buscan pertenecer a una comunidad de apoyo.  

¿Quiere decir entonces que la solución está en diseñar espacios exclusivos?

La inclusión no puede ser excluyente

Una de las formas de desvirtuar la búsqueda de la equidad en las organizaciones es creer que la inclusión se trata de un intercambio de papeles en el que las mujeres tienen todo el protagonismo y los hombres pasan a ser una minoría ignorada. La inclusión, en realidad, significa equilibrio e igualdad de oportunidades, sin distinción de género, capacidades físicas, raza, credo o preferencia sexual.

Para Marta Gallo, socia fundadora de AEI Spaces, se trata de comprender que los hombres y las mujeres no son iguales; que hay diferencias físicas evidentes como la fuerza, pero que hay aspectos mucho más trascendentales que nada tienen que ver con el género. No hace falta medir ni comparar las competencias según el género: los cargos se ocupan por talento y resultados. Ser hombre o mujer está lejos de ser un requisito.

Diseño de oficinas para la equidad

Los espacios de trabajo, además de seguir tendencias innovadoras de interiorismo y diseño, deben tener en cuenta el bienestar, la seguridad y la inclusión de todos: hombres, mujeres, no binarios y personas con discapacidades o necesidades especiales. Los espacios, más que ser exclusivos para unos u otros, tienen que ser pensados para satisfacer personas; así, sin más.

Por supuesto que hay elementos que pueden favorecer la seguridad y el bienestar de las mujeres en el trabajo sin que ello signifique exclusividad. Entre ellos está el diseño de escritorios adecuados para que una persona que vista una falda pueda sentarse cómodamente, sin que la postura le produzca estrés; o de escaleras aptas para tacones, faldas y vestidos.

De igual forma es necesario evaluar cómo se comporta la gente en las empresas y disponer áreas que protejan la integridad física y mental de la mujer, de manera que tenga privacidad cuando lo requiera o que pueda amamantar con tranquilidad. También se trata de que las mujeres puedan compartir experiencias con otras personas en charlas y conversatorios y que alimenten su cuerpo y su mente en actividades deportivas mixtas en las que puedan liderar equipos.

Según Marta Gallo ―que estudió arquitectura y ciencias políticas en Colombia y se especializó en urbanismo y vivienda en Escocia― no se diseña exclusivamente para mujeres, pero sí pensando en ellas; sobre todo en las colombianas y latinoamericanas “que son mujeres berracas, trabajadoras, líderes y cabezas de familia”.

Próximos pasos: los desafíos de las nuevas generaciones

Para nadie es un secreto que las nuevas generaciones de millennials y centennials son demandantes y exigentes, sobre todo en lo que respecta a sus condiciones de trabajo, su libertad y sus derechos. Es posible que, para atender sus exigencias y gusto por las nuevas experiencias, el diseño de oficinas cambie drásticamente y que surjan nuevos espacios ahora impensables. 

Los centennials llevan aproximadamente dos años en el mercado laboral y uno de ellos ha sido en pandemia. En este contexto, y debido a su lucha incansable, es posible que la equidad de género trascienda y que el diseño de oficinas se enfoque en las necesidades de las nuevas generaciones, más que en las de los géneros.
Por ello es necesario continuar investigando e innovando, asistir a ferias y conversatorios, y hablar con los centennials para conocer sus necesidades y deseos en los espacios de trabajo. Hay que dar un paso adelante, estar a la vanguardia de lo que respecta innovación y diseño para las generaciones actuales y las que vienen; abrirse a nuevas e impensadas posibilidades y romper esquemas.

Los espacios de trabajo cambian constantemente y se adaptan a las necesidades de generaciones cada vez más exigentes en la lucha por los derechos de cualquier minoría. En este sentido, las oficinas que promueven la equidad están diseñadas para brindar la seguridad y la comodidad necesarias para que las mujeres se dediquen a liderar procesos e inspirar a otros. 







Tecnologías que contribuyen a digitalizar los espacios de oficina

Para adaptarse a las nuevas modalidades de trabajo, las empresas han comenzado a transformar sus oficinas con tecnologías que crean entornos de trabajo digitales y colaborativos.

En los últimos años, la forma de trabajar en la oficina ha cambiado radicalmente. El impulso viene, sobre todo, de la transformación digital. Los nuevos trabajadores digitales difieren mucho de las generaciones pasadas: 94% de ellos confiesan empezar su jornada laboral antes de llegar a la oficina, un hábito que se atribuye al uso masivo del smartphone, según datos del informe Rethink Technology in the Age of the Cloud Worker, publicado en 2018 por Forrester Consulting.

Ante esta nueva realidad y el uso constante de otras herramientas tecnológicas para trabajar, las organizaciones apuestan por transformar sus espacios de oficina con soluciones digitales que aumenten la productividad y mejoren la experiencia de los empleados para que se sientan más satisfechos con su trabajo.

De hecho, se sabe que el 96% de las empresas espera mejorar los entornos de trabajo con tecnologías inteligentes, según datos de la revista digital IT Reseller Tech & Consulting. ¿Cuáles son exactamente esas tecnologías? Hay varias que destacan por su capacidad de hacer el trabajo más eficiente y colaborativo. 

  • Carteleras digitales

Una buena comunicación interna es fundamental para cualquier empresa: permite que los equipos de trabajo se mantengan alineados con los objetivos de la compañía. En este sentido, las carteleras informativas digitales tienen un papel clave: con ellas se comparte información actualizada, en tiempo real y en diferentes formatos (texto, imágenes, videos, animaciones, etc.). 

Las carteleras digitales se ubican en lugares estratégicos de la oficina. También pueden colocarse en áreas de socialización como la cafetería, en pasillos, salas de reuniones o la recepción. Con las carteleras digitales no solo se renueva el estilo y el diseño de los espacios de oficina, sino que se optimiza la comunicación interna en las empresas.

De hecho, las organizaciones que se comunican efectivamente tienen cuatro veces más probabilidades de que sus colaboradores desarrollen un gran compromiso con la organización, según datos de Mvix, empresa de soluciones de señalización digital empresarial; el resultado es un incentivo a la motivación y la productividad.

  • Hardware de videoconferencias

¿Sabías que más de la mitad de las reuniones no comienzan a tiempo debido a problemas tecnológicos? En 2021, el 98% de las reuniones de trabajo tendrán al menos un participante remoto, de acuerdo con IT Reseller Tech & Consulting. Por ello, ahora más que nunca es importante contar con hardware y software de videoconferencia especializados para salas de reuniones.

Elegir el equipamiento apropiado para las videoconferencias permite que la conducción de las reuniones sea más sencilla, desde su planificación hasta su ejecución. En este sentido, existen equipos especializados para todas las plataformas de videoconferencia populares, como Microsoft Teams, Zoom o el ‘Hardware de Meet’ que ofrece Google.
Cualquiera que sea el equipo elegido, es importante que se ubique adecuadamente en las salas de reuniones, para que los asistentes puedan ver a quienes se conectan remotamente. Las cámaras, por ejemplo, deben enfocar hacia la mesa de reunión, para que quienes están fuera de la oficina interactúen fluidamente con los demás. La efectividad del hardware de videoconferencias depende del buen diseño del espacio en conjunto con su ubicación.

  • Pizarra interactiva

Los modos de acceso fácil, instantáneo y multicanal al contenido compartido serán cada vez más importantes en las oficinas, de acuerdo con el estudio Workplace 2025. En este sentido, las pizarras interactivas pueden ser muy útiles para digitalizar los espacios de oficina, dado que permiten compartir contenidos de forma sencilla. Consisten en una pantalla táctil en la que se puede interactuar con las manos como si se tratara de un mouse de portátiles. Así, se pueden ampliar contenidos, realizar modificaciones, hacer anotaciones o crear gráficos. 

Este tipo de herramienta ofrece una nueva forma de comunicación en la empresa, más original, interactiva y colaborativa. La capacidad de compartir ideas visualmente con las pizarras digitales facilita el intercambio entre los colaboradores y promueve la innovación.

  • Soluciones para optimizar el uso de los espacios

Imagina entrar a la oficina y abrir una aplicación que te muestra en un plano interactivo cuáles salas de reuniones están ocupadas y hasta cuándo, qué escritorios están disponibles o cuáles casilleros están desocupados. Con esa información puedes elegir dónde empezar a trabajar y cuándo programar una reunión con tu equipo. Incluso puedes hacerlo antes de llegar a la oficina, pues es posible acceder a este tipo de aplicaciones desde el smartphone. Maravilloso, ¿no?

Las diversas soluciones para optimizar el uso de los espacios de oficina pueden ofrecer mejores experiencias a los colaboradores y, por ende, mejorar su productividad. Nueve de cada diez empleados se sienten frustrados con sus lugares de trabajo, debido a inconvenientes relacionados con las salas de reuniones. Por ello, las soluciones inteligentes de reserva de salas como MeetingRoomApp o Condeco (que liberan las salas si el registro de entrada de los asistentes no se realiza en un período predeterminado), son de mucha utilidad. 

Este proceso ha reducido el tiempo en que las salas están vacías y ha aumentado su disponibilidad en un 30%, de acuerdo con la compañía Sercopi Levante, especializada en la instalación y el mantenimiento de sistemas informáticos en empresas.
Tecnologías como estas fomentan una mayor conciencia entre los empleados sobre el uso del espacio de la oficina, ayudan a planificar mejor los días de trabajo y facilitan la interacción entre los colegas. Además, pueden permitirles a las empresas reducir el tamaño de la planta de la oficina, pues al combinarlas con esquemas como asientos flexibles (flex seating), los trabajadores pueden conocer qué áreas de trabajo están disponibles, elegir el espacio de su preferencia, estar más a gusto con el entorno y optimizar el uso de las oficinas.




Interiorismo sostenible: tendencia en el diseño de oficinas

Los conceptos de salud y bienestar en el trabajo están muy lejos de ser nociones innovadoras. De hecho, desde hace más de cincuenta años las empresas son conscientes de la importancia de ofrecer espacios saludables a sus colaboradores. Así, en los años setenta se habló de las “oficinas enfermas” y en 1984 la Organización Mundial de la Salud introdujo el concepto del “síndrome del edificio enfermo” para cuestionar las condiciones de trabajo de muchas personas.

Entre esas condiciones se identificaron factores contaminantes exógenos y endógenos en el ambiente, lo que encendió las alarmas para promover condiciones saludables en los sitios de trabajo. Años más tarde surgieron certificaciones como WELL y Fitwel, orientadas a garantizar el bienestar de las personas en su entorno laboral. De modo que la pandemia fue el detonante de un tema que ya tiene mucha historia y que viene creciendo paulatinamente, solo que ahora con más fuerza.

Concepción integral de las oficinas sostenibles

Está comprobado que el diseño de los espacios tiene un impacto significativo en la salud y el comportamiento de quienes lo ocupan. Si bien es fundamental poner atención a la estética de los espacios, es imprescindible que su diseño contemple tanto los hábitos y conductas de las personas como la cultura organizacional; de esa manera se alcanza la sinergia entre bienestar y productividad.

El diseño de oficinas sostenibles se inicia con el trabajo de un equipo multidisciplinario de antropólogos, psicólogos, gestores de recursos humanos, diseñadores y arquitectos. Los espacios creados por estos profesionales deben tener un significado, garantizar conexión y empatía con los usuarios, y propiciar mejores dinámicas sociales y mayor comunicación. 

Adicionalmente, es necesario que los colaboradores tengan condiciones favorables de iluminación, acústica, temperatura, renovación del aire, entre otras, para que realicen sus actividades de forma cómoda, óptima y creativa. Así, se sentirán seguros y serán más productivos. 

Oficinas saludables: bienestar y retorno seguro

Con el creciente interés por promover el bienestar  de los colaboradores, han surgido certificaciones como WELL y Fitwel. WELL Building Standard™ evalúa las características del espacio que afectan la salud y el bienestar de las personas. Por su parte, Fitwel evalúa los factores de diseño que hacen saludable a un lugar de trabajo.

Además de aspectos como ubicación, aire, agua, iluminación, movimiento, confort térmico, sonido, materiales y espacios compartidos y al aire libre, se consideran también la nutrición y la salud mental. Por ello las empresas deben incorporar espacios para fomentar mejores hábitos de consumo, motivar conductas sostenibles y productivas, y conectarse con la naturaleza y la marca.

En ese sentido, Alejandro Fonseca, coordinador de sostenibilidad de AEI Spaces, asegura que es ideal implementar iniciativas como máquinas expendedoras de productos saludables con etiquetado, entrega de frutas, jornadas flexibles, talleres de gerencia del cambio, conexión marca-espacio y elementos de biofilia como colores, patrones de la cultura local y todo lo que le permita al colaborador conectarse con la naturaleza.

Según Fonseca, la pandemia ha maximizado el interés por el activo más importante de las empresas: las personas. Hoy hay más conciencia sobre las comorbilidades de los colaboradores y cómo se ven afectadas por el entorno. Así, muchas empresas redujeron sus instalaciones para mejorar la calidad de sus espacios. 

Por ello, además de garantizar espacios de bienestar, se incluyen elementos de bioseguridad como productos de aseo y desinfección, y espacios organizados de manera de garantizar la distancia entre las personas. A propósito, el International WELL Building Institute creó una certificación denominada WELL Health-Safety Rating.

Interiorismo sostenible aplicado

En Colombia, la empresa AEI Spaces ha sido pionera en asesorar empresas que buscan transformar sus espacios para recibir certificaciones de bienestar. Se mantiene a la vanguardia del interiorismo sostenible con casos de éxito, capacitaciones y mejores prácticas internacionales. 

Hace quince años, AEI Spaces comenzó con la certificación LEED® y luego introdujo WELL, una certificación consistente con su propuesta de diseño interior, para la cual contó con el primer profesional WELL de Colombia. Más adelante, fue pionera con la certificación Fitwel en el proyecto de un hub de Johnson & Johnson para Latinoamérica. Entre sus logros está la certificación LEED Platino. 

“Actualmente no podemos considerar un proyecto que no sea sostenible. En quince años no se podrá concebir un proyecto sin bienestar”, asegura Alejandro Fonseca.

El bienestar es en la actualidad el centro del interiorismo sostenible y cada vez son más las empresas que se suman a la idea de diseñar oficinas saludables. Así, los espacios de oficina se han transformado para disminuir sus dimensiones y mejorar la calidad de los entornos que ofrecen a sus colaboradores. El interiorismo sostenible es clave para mejorar las condiciones de vida de las personas dentro y fuera del trabajo.


CUANDO Y COMO VOLVER A LA OFICINA, Y NO MORIR EN EL INTENTO

¿Cuándo debe ser el regreso a las oficinas? Esa es la pregunta que se han venido haciendo desde hace meses todos los trabajadores sin importar su nivel dentro de las organizaciones. Para mi la respuesta es clara y sencilla. Es YA!!! El cómo volver es lo que genera incertidumbre a las áreas de RRHH, a los directivos y a los empleados. Para no morir en el intento lo que se debe hacer es preguntarles a sus equipos como se sentirían volviendo, preparar las instalaciones para que las condiciones no sean las mismas de cuando se fueron y tener claro que la forma de trabajar no va a volver a ser como cuando esta pandemia nos envió a todos a nuestras casas de un día para otro.

Las oficinas deben parecerse mas a las zonas sociales de un club, a un lobby abierto de un hotel, a la sala de la casa, pero de una casa moderna, con vegetación con puntos de café cercanos, donde no nos sintamos encerrados o atados a una mesa tradicional de salas de juntas. Debemos estar preparados con espacios y tecnología que nos permitan hacer tele y video conferencias con varias personas desde distintas locaciones. Los puestos de trabajo tradicionales no van a desaparecer, pero seguramente no estaremos atados a ellos como lo estábamos antes de la pandemia. Los espacios cerrados, no lo van a ser tanto…, vamos a querer que haya circulación de aire, de luz, que no sintamos encierro y mucho menos si estamos con dos o tres personas más.

Las personas han trabajado desde otros lugares diferentes a sus oficinas y muchos lo han hecho bien, aunque las condiciones no fueran las mejores, y se acostumbraron a esta “autonomía y confianza” que han recibido por parte de sus organizaciones. Muchos quieren volver en esquemas de 3 días de trabajo en oficina por 2 días de trabajo en casa, otros con esquemas 4×1, o 1X4 o 0x5 …. para los gustos…. los colores.

El esquema que se escoja dependerá mucho del ADN de la compañía, del tipo de trabajo que desempeñe que determinará la necesidad de estar presencialmente en la oficina, y de la mente nueva y fresca que tengamos todos para adaptarnos y seguir siendo eficientes en lo que hacemos todos los días.

Escrito por:

Juan Pablo Campos

Socio Director de AEI Spaces

jpcampos@aeispaces.com

Cel: 315 854 7098 Tel: 602 99 60 Ext: 123


Legal
Trabaja con nosotros
Proveedores AEI
Contacto

©2020 AEI Todos los derechos reservados 

Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google